Navigation

La llegada del nuevo dominio de nivel superior genérico (gTLD) .Bank ha alborotado la industria bancaria. Miles de instituciones financieras ya han registrado su interés en esta nueva extensión.

El primero en dar el paso fue Barclays. El grupo bancario británico anunció el Mayo pasado que se alejaba de los dominios tradicionales .com y .co.uk y transfería sus activos en línea a páginas web con nombres de dominio patentados: .barclays y .barclaycard. Y ahora nos enteramos de que más de 500 bancos europeos – incluidos los españoles Santander y BBVA o el británico Rothschild – han solicitado su registro con el nuevo, restringido dominio .Bank.

No cabe de que nuevas extensiones como .bank o .brand ofrecen nuevas oportunidades – y nuevos desafíos – a las actividades digitales del sector financiero pero, por qué tantas grandes instituciones financieras están tomando un enfoque tan positivo a sus nuevos gTLDs? La principal motivación tras esto es la seguridad digital. Estas instituciones están cada vez más preocupadas por los potenciales estafadores en línea que se lucran de sus nombres de dominio, atrayendo y engañando a los usuarios de Internet. Por esto, los nuevos gTLD se han convertido en una gran manera de asegurarse de que sus activos digitales están protegidos, protegiendo al mismo tiempo a sus clientes.

Por qué .Bank es el verdadero “game-changer”?

El objetivo de la extensión de dominio .bank es procurar a las compañías financieras una forma nueva, y más sencilla, de identificación de sus sitios web, evitando así confusiones, y aumentando la confianza entre los clientes. Para esto, este nuevo gTLD tiene  naturaleza restringida; es decir, sólo está disponible para bancos verificados, cooperativas de crédito y otras instituciones financieras que califiquen. Además, este dominio será gestionado por un grupo de defensa de la industria financiera, asegurando así que todos los sitios web que terminan en .bank son propiedad de bancos reales que llevan a cabo negocios reales con consumidores de todo el mundo.

Desde el punto de vista del consumidor, esto son muy buenas noticias, ya que creará una experiencia de usuario simplificada, ayudando a los consumidores a identificar inmediatamente un negocio genuino. Por otra parte, dificultará a los criminales la creación de emails falsos desde direcciones .bank o mirror sites, lo que rebajará la incidencia de casos de phishing y ayudará a los bancos reales a proteger los datos privados de sus clientes y la información financiera confidencial. Esto, en última instancia, dará los individuos un nivel sin precedentes de confianza en la banca digital.

Podría ser un proceso largo

La transición de un dominio a otro, incluida la transferencia de toda la infraestructura online, no es un proceso fácil ni/o rápido, por lo que tendremos que ser pacientes. Pero, aunque estos cambios pueden ser lentos, el número de solicitudes para .Bank, indica que los bancos se están moviendo en la dirección justa, demostrando conocimiento de la necesidad esencial de protección de sus activos digitales para poder proteger a sus clientes. Y, hasta que llegue el momento, es altamente recomendable que las empresas que operan en la industria financiera, y que deseen proteger sus activos digitales, su reputación y sus clientes, inviertan en monitorización de trademark.